MOVILIDAD SOSTENIBLE Y ORDENAMIENTO TERRITORIAL

LA CIUDAD Y LA MOVILIDAD DEL FUTURO

  

Arq. Eduardo Moreno

 

 

Ex Subsecretario de Logística de la Provincia del Chubut

Ex Subsecretario de Transporte y Transito

e integrante del Consejo del Plan Urbano Ambiental de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Actual Miembro del Instituto de Transporte de la Academia Nacional de Ingeniería

 

PROLOGO

 

Hacia fines del siglo pasado se consolidó el concepto, de “ciudad sostenible”, convirtiéndose en el fundamento que debía regir los planes de desarrollo urbano, considerando que ellos deben desarrollarse sin peligro que, este proceso, se detenga por la desaparición de los recursos, humanos, económicos e institucionales, requeridos para su puesta en práctica y continuidad y donde, el sistema de transportes es tal importancia, que podemos afirmar que ciudad y movilidad sostenibles son interdependientes.

 

El objetivo planteado desde el Acuerdo de Parisestablece que una urbe sostenible lo debe ser en términos ambientales, económicos, sociales e institucionales, conceptosque incidieron sobre decisiones adoptadas por autoridades de distintas urbanizacionesque, en mayor o menor medida, modificaron paulatinamente conceptos sobre la movilidad de las ciudades y el diseño de sus espacios públicos.

 

Pero la aparición del COVID-19., modifico, entre otras usos y costumbres, la forma de movilizarnos, debiendo adaptarnos rápidamente a una nueva situación. La pandemia a la que nos vemos sometidos, que obliga al aislamiento social, provocará la toma de medidas de acción inmediata, pero con el desarrollo de las vacunas la vida volverá a su normalidad, tal vez con un mayor grado de prevención por parte de los habitantes, pero donde indefectiblemente uno de los principales problemas a solucionar será la movilidad masiva de las personas.

 

La puesta en marcha de soluciones con las tecnologías disponiblesde manera más o menos inmediata, para posibilitar el desarrollo de las actividades normales de la población, no debe llevar a abandonar los criterios de sostenibilidad.

 

Los cambios que ser proponen, hacia un futuro no tan lejano,son radicales y los nuevos sistemas y las innovaciones tecnológicas, redefinirían el transporte público e influenciaran sobre la conformación de las ciudades en el diseño de las vías de circulación y el espacio público.

 

En este contexto los problemas a afrontar no pueden ser abordados de manera segmentada, y debe tener en cuenta el contexto y como se fueron conformando las ciudades toda vez que las maneras y lugares de radicación de la población, el diseño del espacio público y el diseño de las redes de movilidad, en función de los flujos que las actividades de la población están íntimamente relacionadas.

 

El proceso demográfico

 

En el mundo, desde 1950 se registra un doble proceso demográfico. Por una parte, un aumento de la población global y, al mismo tiempo, la transferencia de población rural a las ciudades, alcanzando cifras, en el año 2008, por primera vez en la historia de la humanidad, donde la población urbana superó a la rural.

 

 

Según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la población mundial en 2020 alcanza los 7.500 millones de habitantes estimándose que a fines del presente siglo alcanzará los 11.000 millones lo que significa agregar en los 80 años otros 4.000 millones de personas a la población actual.

 

Según informes de esta organización, desde mayo de 2008 el 55% de la población global reside en ciudades estimando, que ese porcentaje aumentará un 13% hacia 2050, por lo que la población urbana a esa fecha será el 68% del total, datos que ratifican el ritmo y magnitud de la transferencia de población desde áreas rurales a las ciudades.

 

En América Latina este proceso, conocido como la revolución de las expectativas crecientes, el atractivo de las ciudades y las transformaciones en la producción agrícola que libero mano de obra, impulsaron una migración interna hacia las grandes ciudades con esperanza de encontrar mejores condiciones de vida, empleo, acceso a servicios, y un sentido de pertenencia en un lugar desarrollado.

 

Este proceso llevó a que la tasa de urbanización de América Latina sea del 81%, solo superada a nivel mundial por América del Norte con el 82% y muy lejos de la situación de África, que solo tiene el 43% de su población en ciudades.

 

La velocidad con que se produjeron los cambios tuvo un impacto significativo en las ciudades, que fueron superadas en sus posibilidades de adaptarse a las nuevas demandas y desarrollar las estructuras urbanas necesarias para la provisión de servicios básicos, generación de empleos, y construcción de viviendas adecuadas para una población creciente, dando lugar a unincremento de la marginalidad.

 

Al no realizarse las inversiones necesarias para responder a estos desplazamientos, la segregación social y espacial resultó significativa, generando barrios donde habitan los sectores de menores recursos económicos, y donde además es posible verificar la baja calidad en los niveles de educación, transporte y salud, y donde el trabajo informal y el subempleo, además que se intensifican,son causa de la baja productividad de las ciudades.

 

A su vez la expansión de las aglomeraciones provocó crecimiento de los desplazamientos que condicionaron el desarrollo urbano y la movilidad al no contar con una red de transporte estructurante que fuera una verdadera columna vertebral suficientemente atractiva para abandonar el uso del automóvil particular.

 

En países de América Latina, la expansión se dirigió hacia espacios que, una generación atrás o incluso menos, eran territorios despoblados o afectados a actividades productivas generando nuevas áreas de precariedad que impactaron desde el punto de vista físico y social sobre el territorio.

Lograr objetivos de desarrollo sostenible en las ciudades significa llevar adelante una planificación urbana integral donde, si bien el diseño de las redes de transporte es crucial para facilitar la movilidad de las personas en condiciones de sostenibilidad, requiere una planificación integral que incorpore innovaciones tecnológicas, en un proceso continuo que contemple los aspectos sociales, económicos, ambientales, institucionales y culturales en un desarrollo territorial planificado, evitando el crecimiento espontaneo de las urbanizaciones, y orientando las acciones que inciden en la estructura y funcionamiento de las ciudades.

 

Las soluciones a los problemas de movilidad sostenible como parte de una ciudad saludable, implica desafíos que deberían estar enmarcados en una política que tenga en cuenta: las nuevas tecnologías, las tendencias en vehículos para el transporte público y privado, tanto de pasajeros como de abastecimiento, la logística urbana, y todos aquellos adelantos tendientes a solucionar los problemas de contaminación, congestión, etc. pero incluyendo en los análisis, propuestas, soluciones, y el comportamiento y aceptación de la sociedad que, con sus particularidades en cada una de las urbes, nos lleva a diseñar diferentes ideas.

 

Con anterioridad a la aparición del COVID-19, la preocupación por el futuro de las ciudades y los asentamientos urbanos fue motivo de debate en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Urbanismo Sostenible celebrada en la ciudad de Quito, Ecuador, el 20 de octubre de 2016, dando lugar a la denominada Nueva Agenda Urbana,, donde se establecieron criterios cuya intención fue lograr un ideal común para procurar un futuro mejor y más sostenible, poniendo énfasis en los sistemas urbanos y la forma física de sus espacios como un medio para lograrlo, en el entendimiento que las ciudades pueden ser fuente de soluciones a los problemas a que se enfrenta el mundo considerando que, si la ciudad está bien planificada y gestionada, la urbanización puede ser un instrumento para lograr el desarrollo sostenible.

 


Esta agenda presenta un cambio de paradigma, establece normas y principios para la planificación, construcción, desarrollo, gestión y mejora de las zonas urbanas en cinco principales pilares de aplicación: políticas urbanas, legislación y normativas, planificación y diseño urbano, economía local, finanzas municipales e implementación local, con base en la denominada ciencia de las ciudades o ciencia urbana
.

 

Pero la aparición del Covid-19 aceleró los cambios al tener que modificar nuestras actividades cotidianas, utilizando las tecnologías disponibles, sin necesidad de movernos de nuestros hogares, produciendo modificaciones estructurales, algunos de los cuales permanecerán cuando se supere la situación actual.

 

Para cualquiera de los escenarios que ser plantee, la ciudad es un sistema complejo ordenado, que requiere detodas las disciplinas para contribuir a la construcción de una nueva ciencia de las ciudades. Urbanistas, ingenieros en transporte, economistas urbanos, sociólogos, y geógrafos, cuyas miradas son parciales en función de cada una de las especialidades, deben converger a un único objetivo. De lo contrario las soluciones serán parciales.

 

Existe una correlación entre la buena urbanización, el desarrollo; la creación de empleo, y la mejora de la calidad de vida. Imaginar ciudades con igualdad de acceso a todos a los servicios públicos como la salud, la educación, las infraestructuras, la movilidad, la energía, la calidad del aire y los medios de vida; ciudades que actúen como centros e impulsores de un desarrollo urbano y territorial equilibrado, sostenible e integrado a todos los niveles, es lo deseable.

 

Las innovaciones impulsadas por las empresas tecnológicas, el desarrollo de la Inteligencia Artificial, etc. provocarán cambios en el comportamiento de las personas, por lo cual, para lograr un impacto positivo sobre la sociedad, debe existir una normativa clara con parámetros éticos que respete sus valores, en un contexto que no es el mismo en cada ciudad. El desarrollo de estas tecnologías, avanzan a un ritmo más acelerado que el que imponen quienes deben dictar la legislación apropiada para su aplicación.

 

  

Muchas de las iniciativas en desarrollo sobre el espacio público y la movilidad, no son de aplicación en todas las ciudades, pero saber cuáles son las posibles soluciones que se plantean, para un futuro, tal vez no tan lejano, nos puede dar una idea del proceso que se debería seguir para lograr los objetivos de sostenibilidad.

 

Actualmente algunos gobiernos, o iniciativas privadas con apoyo estatal, se encuentran desarrollando, evaluando, o ejecutando pruebas pilotos sobre diferentes sistemas para la movilidad urbana, y modificando criterios sobre el diseño del espacio público. Por otra parte, algunos urbanistas han elaborado propuestas sobre la ciudad del futuro, en algunos casos creo que, sin tener en cuenta el esquema de movilidad que se deriva de la propuesta urbana en una sociedad que sufre cambios acelerados.

 

La ciudad del futuro

 

Obligados a repensar el espacio público y los esquemas de movilidad, es interesante analizar la actual algunas tendencias hacia las llamadas ciudades inteligentes.

 

Hace unos años, pensar en su implementación, eran ideas futuristas. Parece que el futuro nos alcanzó, ya que las principales urbes, principalmente las superpobladas, se encaminan hacia una nueva realidad, por ahora proyectada, a partir planteos como los de la ciudad vertical, que pretende modificar la vida cotidiana de la sociedad procurando mejorar su calidad de vida.

 

Otros proyectos plantean proyectos menos ambiciosos, pero, tal vez más realistas, interviniendo sobre las actuales estructuras urbanas con el mismo objetivo: ciudades inteligentes y sostenibles para una mejor calidad de vida

 

Ambos criterios, deben considerar en primer lugar, que una ciudad debe ser humanamente vivible. Ello significa disfrutar de aire limpio, contar con un sistema de movilidad ecológico; maximizar el espacio verde, reducir los efectos de la isla de calor, contar con espacios públicos comunitarios de reunión, reducir el consumo de agua; utilizar sistemas de construcción que eviten las emisiones dañinas para la salud, lograr eficiencia energética, e introducir mejoras en los servicios de salud y educación, en la conservación del patrimonio; en la implementación de la gestión inteligente de los residuos, etc. todo ello como parte de una planificación urbana integrada, y sostenible.Todo proyecto tratado aisladamente, seguramente será una solución parcial al problema que pretende superar, mientras que otros permanecerán irresolutos.

 

Las sociedades urbanas procuran una mejor calidad de vida, y este solo objetivo ha provocado que muchos de los criterios de desarrollo urbano utilizados hasta el presente han quedado obsoletos. El proceso de transformación que estamos viviendo nos lleva indefectiblemente a la búsqueda de nuevas alternativas, donde detectar los problemas, analizar la información y brindar respuesta a las demandas de la población, de las instituciones y las empresas en cuestiones económicas, sociales y ambientales es parte del proceso. Pero siempre debe serlo sin perder el objetivo de la sostenibilidad urbana.

 

Las tendencias

 

Uno de los proyectos, de la arquitecta estadounidense Joanna Borek Clement, según esta profesional manifiesta, tiene como objetivo superar los problemas originados por la superpoblación, la congestión del tráfico, y la contaminación en la ciudad de Tokio proponiendo, el proyecto denominado Sky Terra, ideado como una gran cubierta verde generada mediante estructuras modulares elevadas de 488 metros de altura sobre el suelo, a fin de evitar respirar las partículas dañinas provocadas por las emisiones de los vehículos y otras toxinas en, problema al cual se pretende dar respuesta con una nueva ciudad en altura generando una capa verde sobre la metrópoli existente. Cabe preguntarse si este tipo de soluciones superarán los problemas que se seguirán generando en el nivel cero.

Estimo que la puesta en práctica de proyectos como el mencionado, en muchos casos el resultado será el incremento de la desigualdad, al no poder todos los habitantes acceder a este tipo de vivienda, pero también porque dependerá de la aceptación y adaptación por parte de la sociedad.

 

Todo lo diseñado ocurre en un nuevo nivel para la ciudad, con plazas formadas por los techos de las unidades de viviendas en rascacielos individuales que se unen estructuralmente, utilizando un sistema de movilidad sostenible; con plazas interconectadas, y calles exclusivas para uso peatonal, vehículos eléctricos y bicicletas.

Otro proyecto con estas características es la Torre Biónica para la ciudad de Shanghái, iniciativa de un equipo multidisciplinario, que impulsan un nuevo concepto de ciudad ecológica, dirigido por los arquitectos Javier Gómez Pioz, Eloy Celaya y María Rosa Cervera.

 

Con 1.228 metros de altura, inicia el camino hacia nuevas construcciones de más de 1.000 metros de altura. Esta expansión vertical del espacio, con una capacidad máxima para 100.000 personas propone un nuevo concepto de ciudad, diferente al urbanismo horizontal.

A los ejemplos mencionados, con características diferentes, pero siempre con los mismos objetivos, es el que se lleva a cabo en Japón donde, a los pies del monte Fuji, en una superficie de 70 hectáreas de una fábrica abandonada, le empresa Toyotaprepara un laboratorio tecnológico viviente para desarrollar tres líneas de trabajo: el hidrógeno, la movilidad autónoma y la-robótica.

 

Este proyecto se basa, en la sostenibilidad, la inteligencia artificial, la historia, y la naturaleza, dondelos edificios se construirán de madera sostenible absorbente del carbono, combinando su diseño con artesanía japonesa. Los módulos de vivienda, comercio minorista, etc. contarán con tecnología de robótica, y paneles solares, para generar energía limpia y poner a prueba las celdas de hidrógeno, capaces en teoría de alimentar a una ciudad entera, considerado por esta empresa como el combustible del futuro.

 

Los vehículos estarán dotados de inteligencia artificial, con robotsy sensores distribuidos por edificios y calles, y dividiendo las vías urbanas en tres sectores:

 

a) las exclusivas para peatones, se trata de un parque lineal, con flora y la fauna donde, un sendero proporciona un ambiente seguro y agradable para paseos tranquilos a través de este corredor ecológico que conecta el monte Fuji con el valle de Susono.

 

b) Un paseo recreativo donde funcionan vehículos de micro movilidad como bicicletas, scooters y otros modos de transporte personal, permitiendo a los residentes deambular libremente a una velocidad reducida con una cantidad creciente de naturaleza y espacio.

 

c) Por último, los destinados a los coches autónomos, para la movilidad compartida; el servicio de movilidad que al mismo tiempo permite la revisión médica al pasajero, y un vehículo multiuso, sin conductor para servicios de transporte, entrega compartidas, y venta minorista móvil, alimentos, clínicas médicas, hoteles y espacios de trabajo.

 

Los tres tipos de vías de circulación vehicular y peatonal mencionadas, se estructuran en bloques, cada uno enmarcado por un patio accesible a través del paseo marítimo o parque lineal, evidenciando una clara intención de otorgar gran importancia al espacio publico

 

El tejido urbano de rejilla se expande y contrae para acomodar una variedad de escalas, programas y áreas al aire libre. En un caso, un patio se ensancha como una gran plaza, y en otro, se convierte en un parque central.

 

Para el funcionamiento de la movilidad, no será necesaria la señalización luminosa mientras que, los sistemas robóticos inteligentes, asistirán a los ciudadanos en las tareas cotidianas Tal vez la cuestión más discutible del proyecto es saber cómo vivirán o se adaptarán los ciudadanos de Woven City, como se llama esta ciudad, a estas nuevas modalidades, que utilizará la energía solar, la geotérmica y la tecnología de celdas de combustible de hidrógeno hacia una sociedad neutral en carbono.

 

De manera subterránea se encuentra la infraestructura de la ciudad, que incluye la distribución de la energía de hidrógeno, la filtración de aguas pluviales y una red logística de entrega de bienes.

 

Las casas inteligentes aprovechan la conectividad completa utilizando tecnología de inteligencia artificial basada en sensores para realizar funciones como entregas automáticas de comestibles, recoger la ropa o eliminar la basura.

 

Movilidad, calidad ambiental, y desarrollo urbano

 

Porque hablamos de movilidad sostenible y no de transporte. En este último caso simplemente definimos el traslado de personas o bienes entre un origen y un destino. Cuando hablamos de movilidad sostenible estamos definiendo que este traslado debe hacerse estableciendo condiciones de sostenibilidad en su operación que significa el cumplimiento de objetivos simultaneo en la emisión de contaminantes, índices de confort, tiempos de viaje, condiciones de seguridad y accesibilidad, etc. y por ello es importante modificar los actuales conceptos en la operación de los servicios para lograr una ciudad sostenible.

 

La movilidad es un sistema que además de depender del mercado del petróleo y sus derivados, continua con problemas de congestión en aumento en un contexto de cambio climático acelerado, por lo que requiere de una reforma radical para mantener su importancia en la economía urbana.Ello implica orientar las acciones políticas, propendiendo a eliminar progresivamente los vehículos de propulsión convencional para el año 2050, y lograr una reducción del 60% de las emisiones de CO2.

 

Cuando se trata de lograr una ciudad sostenible no se pude obviar el tema del transporte, por seren el mundo, uno de los principales consumidores de energía no renovable, emisor de CO2, y responsable de un 15-20% de los 6.000 millones de toneladas anuales de emisión mundial.

 

La incidencia de la contaminación provocada por el transporte automotor llevo al Señor Secretario General de la ONU, a efectuar un llamamiento a todos los países para elaborar planes concretos y realistas para mejorar sus contribuciones, siguiendo la directriz de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, un 45 % en los próximos diez años y a cero para 2050.

 

Por otra parte, según la Organización Mundial de la Salud, la contaminación del aire representa un importante riesgo medioambiental para la salud, por lo que, disminuir los niveles de polución reduciría notablemente la carga de morbilidad derivada de enfermedades cerebrovasculares,

 

 

 

cánceres de pulmón, y neumopatías crónicas y agudas, circunstancia que provoca cada año 4,2 millones de defunciones prematuras.

 

Los objetivos planteados internacionalmente, procuran terminar con subvenciones a los combustibles fósiles y el cambio hacia la energía renovable, para contar con una economía energéticamente sustentable, incorporando vehículos eléctricos en el transporte público y privado, y establecer penalidades que reflejen el costo de las emisiones, tanto porque contribuyen al riesgo climático como por el peligro que significan para la salud.

 

Leo Heileman Director Regional del Programa de la ONU para el Medio Ambiente,en el estudio financiado por la Unión Europea y la Agencia Española para el Cambio Climático considera que,en América, una de las regiones más urbanizadas del planeta, residen alrededor de 100 millones de personas en áreas con mala calidad del aire y donde el transporte terrestre constituye una de las principales fuentes de contaminación.

 

También la Unión Europea hizo un llamamiento, sobre la necesidad de reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), para limitar el cambio climático reduciendo antes del año 2050, entre un 80 y 95% las emisiones por debajo de los niveles registrados en 1990.

 

El informe del programa de la ONU para el Medio Ambiente “Carbono Cero América Latina y el Caribe 2019” propone la descarbonización de la matriz energética y electrificar totalmente el sistema de transporte para el año 2050, con lo cual Latinoamérica podría evitar 1.100 millones de toneladas de C02 y ahorrar 621.000 millones de dólares por año, que incluirían: reducciones en gastos vinculados a transporte terrestre, electricidad y salud.

 

Encarar la descarbonizacióndel transporte a través de la movilidad eléctrica o sistemas no contaminantes surge como una solución eficaz para transformar el sector, mejorar la calidad de vida, proteger la salud humana y contribuir al cumplimiento de los compromisos climáticos suscritos en el marco del Acuerdo de París. Por ello accionar sobre el sistema de transporte debería ser un imperativo para quienes tienen responsabilidades de gobernar.

 

Está comprobado que sonimportantes los beneficios del cambio hacia la movilidad eléctrica por su contribución al ambiente.Según estimaciones realizadas por la sección Medio Ambiente de la ONU,

a través de la metodología para la evaluación de los beneficios integrados de políticas de movilidad eléctrica realizada por Clean Air Institute (2019), asumiendo una electrificación gradual del cincuenta por ciento (50%) de transporte para el año 2030, y alcanzando el ciento por ciento(100%) en el año 2050,en el caso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se lograría la reducción de 82,8 en miles de toneladas  en material particulado, 343,1 miles de toneladas en dióxido de carbono: 342,7 miles de toneladas en metano, y 207.672 casos evitables de mortalidad.

 

Estos criterios llevaron a muchos países,a aplicar la denominada economía energéticamente sustentable, encarando programas para lograr, sistemas de transporte ecológicamente sustentables, implementando políticas de Estado tendientes a lograr carbono cero.

 

La movilidad del presente y del futuro

 

Muchos antecedentes se pueden mencionar sobre iniciativas en marcha en diferentes países en materia de transporte, y proyectos encarados por las empresas tecnológicos. La tendencia general hacia el transporte autónomo se convirtió en un área de gran actividad donde existen inversores dispuestos a respaldar empresas que desarrollan tecnología en el transporte urbano de pasajeros y en camiones de conducción autónoma, para reducir el costo de envío de productos.

 

La circulación de vehículos automatizados con resultados positivos, es un hecho. En EEUU los taxis sin conductor ya han completado más de dos millones de kilómetros de pruebas en vías públicas, y sin causar accidentes.

 

 

Otro ejemplo se está desarrollando en España, en la Ruta de los Volcanes de Lanzarote, con el primer microbús turístico de conducción autónoma, destinado a sustituir a los actuales vehículos de motor diésel. Madrid espera lanzar línea de ómnibus sin conductor en el campus de la Universidad Autónoma, con un recorrido de 3,8 kilómetros.

Minibús turístico en España

Otro ejemplo, más ambicioso, es el encarado por el Servicio Postal de los EEUU, que inició pruebas para el transporte postal en tres estados del sudoeste utilizando camiones sin conductor.

El interés de las empresas proveedores es evidente. Con China encabezando las acciones que, desde finales del año 2017el gobierno de este país declaró la intención de liderar la conducción autónoma, calificándola como de “prioridad nacional”, permitió que la empresa china Baidu fuera la primera en recibir permisos para efectuar test, en carreteras públicas en Pekín.

 

Otra empresa china, Geely, el mayor fabricante no estatal, anunció planes de invertir 300 millones de euros en una red de satélites de baja altura que comenzará a desplegar a finales de este año, para ofrecer una navegación precisa y la comunicación coche a coche, previendo la producción de 500 satélites para el año 2025.

 

La gestión inteligente se extenderá a todos los ámbitos, y también los servicios públicos estarán automatizados. La movilidad por ser, como se comentara, uno de los sectores que más contaminación produce, será uno de los primeros en incorporar estas nuevas tecnologías, debiéndose tener en cuenta que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución según la cual para el año,2050 la totalidad del transporte público debe ser eléctrico, lo cual provocara modificaciones en la forma de diseñar las redes que además deberán responder a los nuevos flujos de movilidad por imperio de los cambios en usos y costumbres motivados por la pandemia.

 

Hacia el futuro

 

Uno de los objetivos trazados por diferentes empresas es el transporte aéreo urbano. Una muestra es el AeroMobil 4.0, modelo que combina las prestaciones de un vehículo urbano con cuatro ruedas,

 

 

junto con un sistema de alas plegables, que requiere de una pequeña pista para que pueda operar como aeroplano.

 

Lejos de ser sólo una idea, la compañía eslovaca detrás de este modelo lo presentó en el Salón de Frankfurt, anunciando sus fabricantes el desarrollo de una versión prototipo de despegue vertical, una modalidad conocida como VTOL, tecnología conocida dentro del sector militar por aviones cazas como el Harrier.

Bell Urban Air Taxi.

 

La tecnología de despegue vertical es la mayor apuesta que tienen las compañías aeroespaciales y tecnológicas, con ideas que apuntan a integrarse con el actual sistema de transporte automotor, de forma tal que logre permitir reducir grandes distancias en pocos minutos. Estas propuestas implican nuevas regulaciones, que van desde la seguridad y el uso del espacio aéreo hasta la disponibilidad de una tecnología basada en energías renovables y con menor impacto ambiental, visual y sonoro en entornos urbanos.

 

Conocido por su servicio de transporte terrestre basado en autos y conductores particulares, Uber es otra de las compañías que evalúa propuestas de movilidad que van desde los vehículos autónomos al uso del espacio aéreo con prototipos de despegue vertical.

 

Esta empresa ya ofrece viajes en helicópteros en una modalidad conocida como UberCHOPPER disponible en Dubai, ciudad de México y Las Vegas, servicio que, si bien tiene limitaciones por el costo del viaje y las regulaciones que se aplican en los espacios aéreos de los grandes centros urbanos, apuesta al desarrollo de este prototipo de vehículo eléctrico de despegue y aterrizaje vertical. Como referencia, el área de desarrollo e investigación del Ejército de los Estados Unidos, participará para mejorar la potencia y eficiencia de los rotores que utilizarán estos vehículos aéreos eléctricos, mientras que las compañías privadas como Bell Helicopters, Embraer, Aurora, Pipistrel y Karem aportarían las unidades.

 

Configuración de Uber para taxis aéreos

 

Estos eVTOL contarán con capacidad para cuatro pasajeros y un piloto, y utilizarán un sistema de cuatro rotores y un impulsor localizado en la parte posterior. Con esta configuración el vehículo podrá ser más eficiente en consumo de energía y emisión de ruido.

 

El servicio conocido como uberAIR deberá contar con espacios de despegue y aterrizaje a medida en torres y playas de estacionamiento. En el mediano plazo, Uber planea que el servicio pueda adoptar una modalidad autónoma, sin necesidad de tener un operador al mando del vehículo aéreo.

 

Este panorama exige también nuevos desafíos en el uso del espacio aéreo, que cuenta con una estricta regulación de parte de las autoridades gubernamentales, para lo cual Uber desarrolla junto a la NASA los lineamientos para administrar el tránsito aéreo de baja altitud, además de trabajar de forma conjunta con la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos para definir las etapas para el inicio de este tipo de traslados aéreos en entornos urbanos.

 

Por otro lado, está el taxi aéreo Cora desarrollado por Kitty Hawk, compañía liderada por Larry Page, uno de los cofundadores de Google, mientras que la firma china EHang despegó con sus primeros prototipos de drone aéreo en Dubai.

 

Airbus, a su vez, también impulsa varias propuestas propias como Vahana, una start-up que acaba de realizar su primer vuelo con el modelo eléctrico Alpha One. También cuenta con Pop.Up, un prototipo modular que ofrece un vehículo eléctrico urbano y un sistema volante de cuatro hélices. Este servicio de movilidad urbana combina la industria automotriz y aeroespacial en una plataforma que no requiere de mayores trasbordos, en viajes que no esté atado a las carreteras y que pueda aprovechar al máximo el espacio aéreo.

 

Los proyectos mencionados, si bien pretenden mejorar la movilidad urbana, no responden a una política integral, dado que su implementación implica modificaciones sustanciales en la estructura urbana y si bien contribuyen al objetivo de lograr una ciudadsostenible, no lo hace en términos sociales y económicos.

 

Hacia dónde vamos a partir de ahora

 

Más allá de estas propuestas, es cierto que los sistemas de transporte no han evolucionado demasiado durante los últimos 30 años.Lamovilidad en las grandes ciudades no es muy diferente de la que existía en el siglo pasado, fundamentalmente, porque el transporte privado sigue siendo un medio muy utilizado y las congestiones continúan formando parte del paisaje cotidiano de la mayoría de las ciudades, y de no modificarse esta situación se esperaba que en 2050 las personas que vivan en las ciudades pasen alrededor de 106 horas al añoatrapadas en congestiones.

 

Pero, las condiciones que ha provocado la pandemia ha modificado la forma de trabajar, reducido el uso del transporte público, incrementado los viajes cercanos al hogar, etc. con lo cual es indudable que la movilidad y los usos del suelo deberán ser repensados.

 

Los parámetros establecidos por la Unión Europea pretenden alcanzar unalogística urbana sin emisiones para el año 2030, con nuevos modelos de gestión del transporte basados en la demanda, lo que puede llevar a suponer modificación en las frecuencias y recorridos de los buses.

 

Este cambio de modelo requiere el uso de los sistemas de transporte inteligentes, que abarcan tres áreas de aplicación: sistemas de gestión del tráfico; soluciones inteligentes de movilidad para monitorizar el tráfico; optimización de la señalización; regulación del flujo de vehículos; sistemas de cobro inteligente de peajes.

 

Pero llevar a la práctica estas nuevas herramientas tecnológicas requiere de soluciones previas para que resulten operativos. La primera es de carácter normativo, donde, como se mencionó, la tecnología avanza con mayor rapidez que las modificaciones legislativas que son necesarias, a cargo

 

 

de políticos que muchas veces se encuentran más dedicados a resolver sus propios intereses y no los que la sociedad les reclama

 

La segunda previa a su puesta en práctica se refiere a la seguridad, ya que estos sistemas inteligentes exigen compartir gran cantidad de información, que, de ser interceptada, puede provocar el control de los dispositivos y alterar su funcionamiento.

 

Pese a estos problemas, no hay dudas que las nuevas plataformas para gestionar la movilidad serán una realidad en los próximos años, como también lo seránlos vehículos autónomos, uno de los campos en los que están trabajando las organizaciones públicas y privadas de todo el mundo.

 

En algún momento empezarán a circular los vehículos automatizados, que tampoco necesitan conductor, pero sí una infraestructura específica; a los que seguirán los coches autónomos. que interactúan con los sistemas instalados en las vías públicas enviando y recibiendo información que orientan sus desplazamientos

 

Considerando estas experiencias, cabe preguntarse cuándo empezarán a introducirse con carácter comercial estos medios de transporte en las ciudades, alguno de los cuales podrían circular en forma inmediata, si existiera la legislación que lo permita.

 

Proyectos como "Fabulos" para la implantación en Europa de autobuses robot, se encuentra en etapa de evaluación en condiciones reales, en pequeñas flotas en cinco ciudades de Estonia, Finlandia, Grecia, los Países Bajos y Noruega, con proveedores elegidos para esta fase, para implementar los sistemas operativos, llave en mano para gestionar flotas automatizadas de autobuses como parte de los sistemas de transporte público de para ofrecer soluciones, rentables y sostenibles.

La mayor parte de la ruta es de tráfico mixto incluyendo cruces con señalización luminosa, giros a la derecha, estacionamiento en la vía pública, paradas en la ruta y viajes a pedido disponibles a través de una aplicación móvil. Estos vehículos no requieren conductor a bordo, pudiendo operar de forma totalmente autónoma siendo controlados desde un Centro de Control Remoto, en caso de situaciones excepcionales.

Otro proyecto es el desarrollado por Elon Musk quien confirmó un plan para contar con una flota de coches autónomos compartidos, convirtiendo los modelos en circulación en coches autónomos que formen parte de la plataforma Tesla Network para su uso compartido.A esta plataforma, podrá sumarse cualquier propietario de un Tesla compatible con la conducción autónoma que se activará con una actualización de software, pero que aún continúa siendo un desafío la regulación este tipo de movilidad.

 

Ford es otra de las empresas cuya visión se basa en el convencimiento que la libertad de movimiento es uno de los conceptos que guía el progreso humano, y en función de ello procura diseñar productos para la movilidad inteligente, y resolver los desafíos de movilidad en entornos urbanos, como la congestión y la contaminación.

 

LA SITUACION EN AMERICA LATINA

 

Consecuentes con los objetivos fijados para el año 2050,la mayor parte de los países de America Latina, fijaron estrategias para alcanzarlos, y las principales ciudades avanzaron definieron políticas públicas y el marco legal necesario, para orientar y estimular el desarrollo de la movilidad eléctrica.

 

Avances por país

 

Costa Rica contó con el apoyo de la Corporación Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ), agencia del Gobierno Federal Alemán, fijandocomo meta contar con los 70% de ómnibus y taxis eléctricos y 25% de vehículos livianos para el año 2035, para llegar al 100% de ómnibus y taxis, y 60% de vehículos livianos para el año 2050, aprobando una ley de incentivos fiscales y no fiscales, reduciendo costos de los vehículos eléctricos, e impulsando mecanismos para incorporar bancos privados con garantías del sector público, para reducir la diferencia entre el costo de este último y uno de combustión interna.

Además, la empresa de Correos de este país, amplió su flota vehicular de cero emisiones convirtiéndose en la primera empresa de logística en operar con vehículos eléctricos, reduciendo el impacto ambiental y generando un ahorro en el costo por kilómetro que, en el caso de las motos, pasa de 29 colones en combustible a 1,37 de consumo energético, de la misma moneda.

 

Este proceso tuvo su inicio en 2019 al crearsela Comisión Interinstitucional de Movilidad Eléctrica (CIME), para aplicar la Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica (ENME), con el apoyo de instituciones públicas, universidades, empresas y asociaciones del sector privado, aspirando a reducir en 51% la contaminación ambiental que produce el sector transporte.

 

En la actualidad, en el mercado de este país se cuenta con veintiún (21) modelos de autos eléctricos y más de mil (1.000) en circulación, según un informe del Ministerio de Amiente y Energía.

 

 

 

Otro caso es el de Panamá donde, se destaca la instalación de puntos de recarga de energía en diferentes zonas del país, planes de financiamiento para la adquisición de vehículos eléctricos, a la vez que impulsa el desarrollo, la investigación y la innovación en la universidad y en las empresas de los sectores relacionados con el sector eléctrico. Según estimaciones de ONU Medio Ambiente, si la totalidad de la flota actual de ómnibus y taxis en la Ciudad de Panamá fuera reemplazada por vehículos eléctricos, se ahorrarían casi 500 millones de dólares en combustibles para 2030, se evitarían las emisiones de 8,5 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono (CO2eq), y la muerte prematura de más de 400 personas por año debido a enfermedades respiratorias asociadas a la calidad del aire.

La meta fijada por este país es de incorporar entre 10-20% de vehículos privados,y entre 25-50% de vehículos en el transporte público, para el año 2030.

 

Perú es otro país que inició el proceso, emitiendo el Decreto Presidencial Nº 1488, por el cual se aprobaron incentivos fiscales para la compra de vehículos eléctricos, reduciendolos impuestos a las ganancias y a los bienes.

 

En Colombia, líder en transporte 100% limpio, la Empresa Transmilenio S.A. adjudicó por licitación pública 379 ómnibus eléctricos que formarán parte del Sistema Integrado de Transporte Público, flota que deberá iniciar su operación en el año 2020, y que, junto con los 64 ómnibus 100% eléctricos de Medellín, son parte de una Estrategia Nacional de Electromovilidad, dirigida a contar con 600.000 vehículos eléctricos para 2030.

 

Por otra parte, la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones, realizo investigaciones sobre Ciudades Verdes, Inteligentes y Creativas, al considerar que las ciudades son el principal motor de desarrollo de los países, por concentrar los procesos productivos de alta complejidad. Los resultados obtenidos demuestran que Colombia pierde cerca del 2 % del Producto Interno Bruto al año, por efecto de la congestión en las ciudades, por lo que propone la construcción de ciudades eficientes mediante el uso de herramientas como Big Data, o la Inteligencia Artificial.

En Ecuador seanunció que todos los vehículos nuevos incorporados a la flota de transporte público deberán ser eléctricos a partir de 2025, con tarifas eléctricas diferenciales.En la ciudad de Guayaquil se presentó la primera flota de 20 ómnibus eléctricos

 

Chile, anuncio la electrificación total del transporte público para 2050, y cuarenta por ciento (40%) de automóviles eléctricos para el mismo año, todo ello formando parte, desde el año 2019, de la Estrategia Nacional de Electromovilidad, como política pública para fomentar el uso eficiente de la energía en el sector transporte, reducir sus efectos en el ambiente y disminuir la dependencia de combustibles fósiles. El Gobierno prepara un concurso para la renovación de dos mil (2.000) ómnibus eléctricos, incluyendo empresas locales y extranjeras, a la vez que capacita funcionarios públicos exclusivamente en electromovilidad.

 

En Uruguay se presentaron treinta (30) ómnibus eléctricos adquiridos mediante subsidios estatales parciales,que cubren la diferencia de precio entre un ómnibus diésel y uno eléctrico de similares dimensiones. Estas medidas forman parte del proyecto Movés, implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ejecutado por el MIEM (Ministerio de Industria, Energía y Minería) y, financiado por el Fondo del Medio Ambiente Mundial que apoyó el proceso desde el punto de vista técnico y con fondos adicionales.

 

Guatemala, es otro de los países donde en conjunto con la Asociación de Movilidad Eléctrica (AMEGUA), las entidades gubernamentales trabajan para desarrollar un Plan Nacional de promoción de Movilidad Eléctrica, y promulgar una ley que promueva y regule la efectiva utilización de este tipo de vehículos, a partir de la generación del Plan Nacional de Movilidad Eléctrica, con asistencia técnica y financiera del BID. Un punto interesante en este caso, es el interés que existe por desarrolladores de edificios de apartamentos, oficinas y centros comerciales a implementar puntos de recarga públicos en sus proyectos.

 

México fijó como meta, en Ciudad de México contar con 500 trolebuses cero emisiones para el año 2024 y Paraguay veinte por ciento (20%) delos vehículos estatales para el corriente año, y lanzo su plan nacional de electromovilidad.

 

Como se puede apreciar el interés de la región es de avanzar decididamente en acciones que contribuyan con las acciones decididas con relación al cambio climático.

 

 

La micromovilidad

 

Cómo será la forma de movilizarnos al salir del aislamiento. Una reciente encuesta de Adecco, determino que el 46,74% de los trabajadores en Argentina evitará el uso de los medios de transporte públicos cuando puedan volver a sus rutinas. Para evitarlas aglomeraciones es probable que el sistema de transporte publico implicara esperas más prolongadas

 

La tendencia evidenciada en varios países, se incentivó en Buenos Aires a partir de la pandemia igualando esta ciudad, en términos de movilidad, a otras capitales, convirtiendo la micromovilidad en una alternativa, lo que permitedescomprimir el tráfico y disminuir el uso de medios de transporte público, modificando el uso de las vías de circulación y el paisaje urbano post cuarentena. A eso se suma un factor no menor, que es el avance del trabajo desde el hogar, o la posibilidad de habitar cerca del lugar de trabajo impulsó a muchas personas a la utilización de las bicicletas, monopatines o vehículos para completar su trayecto entre origen y destino o en el caso de utilizar otro modo como el ferrocarril completar el último tramo.

Sin dudas la micromovilidad, en el futuro inmediato, desempeñará un papel clave en la resolución de algunos problemas que plantea el crecimiento urbano en procura de reducir la contaminación y medioambientales y ahorrar tiempo.

 

 

EL ESPACIO PUBLICO

 

Paralelamente, con las modificaciones en la movilidad urbana, es el momento de aplicar al menos el denominado urbanismo táctico para algunos, o acupuntura urbana que son intervenciones urbanas de bajo costo,que posibilitacrear cambios físicos creando conciencia que los cambios son posibles y mejoran la calidad de vida de las personas.

 

Para ello es importante contar conobjetivos claros sobre la planificación futura de la ciudad, aunque seasumancompromisos de corto plazo, con acciones debajo riesgo, que incentiven la capacidad de organización entre el Estado y los actores sociales.,

En todas las ciudades, la ubicación de las centralidades, la estructura económica, comercial, industrial o de servicios; los niveles de generación de empleos, la ocupación y usos del suelo; el ingreso medio de la población, etc. determina flujos de personas y bienes y contribuyen a la estructura urbana.

 

Al respecto cabe mencionar que en la actualidad se está regresando a una actitud que rescata a los planes urbanos como pieza clave en el ordenamiento territorial, considerando que los mismos deben sustentarse en visiones claras de la realidad vigente, donde se verifican demandas insatisfechas y situaciones críticas, además condicionada por nuevas formas de organización económica y social relacionadas con la innovación científica y tecnológica, los avances en la información y las comunicaciones, y las visiones globales sobre las cuestiones demográficas y ambientales que amenazan al planeta.

 

Para finalizar vemos que aún se mantienen en las principales ciudades sistemas luminosos de control del tránsito hoy obsoletos; se continúa operando con unidades de transporte de superficie a los que llamamos colectivos cuya utilización responde únicamente a los intereses de las terminales, poco interesadas en incorporar cambios tecnológicos importantes, sin modernizar la administración y fiscalización del sistema de transporte público.

 

En la actualidad, no se trata solamente de concebir un sistema de transporte con el único objetivo de satisfacer la demanda. En primer lugar, la estrategia histórica de a más demanda mayor oferta se

encuentra perimida. El alto índice de movilidad de la población obliga, a operar sobre esta última con el fin de reducirla. Los programas de desarrollo urbano asociado al transporte (DOT) son una alternativa, pero en todos los casos se debe procurar contar con un sistema de movilidad sostenibleen términos ambientales, económicos, sociales e institucionales.

 

 

Encarar la modificación a los códigos o legislación que regula el planeamiento de cada ciudad, rediseñar las vías de circulación y el espacio público, los itinerarios de los servicios de transporte de superficie, mejorar la accesibilidad a los mismos, etc. son acciones que deben encararse de manera integral con el único objetivo de poder vivir en una ciudad sostenible y saludable.

 

Bibliografía

Naciones Unidas, Medio Ambiente. Cumbre Acción Climática- 2019 –COP25

Organización Mundial de la Salud

Clean Air Institute. Evaluación de Beneficios Integrados de Políticas de Movilidad Eléctrica

Agencia Internacional de Energía. Escenario de Desarrollo Sostenible

Unión Europea. Libro Blanco de los Transportes

EUROCLIMA+ Estado de la Electromovilidad. América Latina y el Caribe – 2019-

Comisión Interinstitucional de Movilidad Eléctrica. Costa Rica

Portal Movilidad

Volver / descargar Pdf